sábado, 29 de agosto de 2009

¿Es Arequipa sumamente católica, por la ocurrencia de los terremotos?



La ciudad de Arequipa se encuentra ubicada en una zona altamente sísmica. A lo largo se su historia ha sido remecida por violentos terremotos desde tiempos inmemoriales. La investigación histórica de los movimientos sísmicos se ha centrado en el carácter dinámico de los terremotos sobre la infraestructura arquitectónica de la ciudad, descuidándose la investigación de los sismos como revelador de mentalidades, a decir de Bouysse-Cassagne.
Los terremotos como revelador de mentalidades, nos lleva a tratar de responder la pregunta con el que iniciamos este post. A lo largo del periodo colonial arequipeño, los que controlaban el significado del terremoto fueron los religiosos católicos. Los religiosos, a decir de Richard E. Boyer, tenían una hábil manera de controlar no el terremoto sino su significado, estos los moralizaban como señales; como justicia para castigar; como misericordia para salvar o como despliegue de poder para obtener atención. Bajo la tesis de la “ira divina”, los sacerdotes detentaban el poder del significado del sismo. Argumentaban que era Dios, quien controlaba las fuerzas de la naturaleza. El hombre por medio de sus pecados, quebrantaba las normas de conducta acorde con los preceptos católicos, lo cual, según los religiosos, ofendía a Dios. En represalia, mandaba su castigo en forma de terremoto. Ese fue el argumento que se utilizaba después de cada sismo. Se cimentó en la mente del arequipeño el origen sobrenatural del terremoto. Desde los pulpitos, los religiosos mediante el sermón, infligían a la población un temor hacia Dios, lo cual con el transcurrir del tiempo ayudo a acrecentar la fe católica, característico de los pobladores arequipeños. Es así que luego del suceso de los terremotos coloniales y el gran terremoto de 1868, el obispo Juan Ambrosio Huerta en una carta pastoral fechada en 1883, manifestaba que la causa del conservadurismo arequipeño se debía al suceso de plagas periódicas (terremotos):
“Y ahora entended ¡oh vosotros amados hijos nuestros en J.C.! Los diversos terremotos que han venido sufriendo Arequipa, y con ella todos los pueblos de nuestra Diócesis, traducidos en el lenguaje cristiano, no han sido sino otras tantos avisos del cielo para evitar ruina total último castigo del empecinamiento en el pecado. A esas plagas casi periodicas, sábelo Dios, si ha debido Arequipa la conservación de su fé católica y la morigeración de sus costumbres, con una exepción muy marcada entre los pueblos del Perú”
A mi entender, no le falto razón al obispo. Si Arequipa es sumamente católica, se debe al suceso de los terremotos. Esto es preocupante. Mentalmente somos vulnerables ante la ocurrencia de un futuro terremoto (no solamente los arequipeños) si seguimos teniendo ésta mentalidad colonial. Es tarea de todos nosotros grabarnos en la mente, que la causa de los terremotos, responden a la tectónica de placas y no a la tesis de la "ira de Dios".

Foto: EFE/Sergio Urday. La iglesia principal de Pisco, donde se celebraba una misa justo en el momento del terremoto , ha queado totalmente destruida.
http://estaticos.20minutos.es/img/2007/08/17/664749.jpg

1 comentario:

CIENCIAS SOCIALES CMU dijo...

La mayoría de las creencias
o presupuestos se fundan en este tipo de relaciones que hace mención el artículo, así como el surgimientos de costumbres , practicas, miedos o sociedades controladas o vigiladas, es preciso que mediante el análisis de este tipo de temas poner a consieración las aun faltantes reflexiones o debates sobre las tradiciones arequipeñas y de nuestro Perú, contribuyendo a desmitificar los prejuicios de las mentalidades coloniales aún existentes....

Buen tema Jony saludos, lo é en aula...